Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Lo grité. Lancé un puño al aire e insulté al comentarista que dijo “no fue penal”. El héroe tenía nombre propio: Wason, pero la gesta era atribuible a los 14 que se vistieron de azul y al sorprendente Hernán Torres. La transmisión de FoxSports Brasil no pasó más el cobro del penalti definitivo y se concentró en repetir en cámara lenta la falta que lo originó. Opiniones divididas. Al final Carlos Simon -ex árbitro- le dio la razón a su colega ecuatoriano. 
Durante todo el partido los periodistas brasileros habían insistido en la diferencia de nivel entre los dos equipos. “Gremio ha ganado dos veces la Libertadores y fue subcampeón del mundo -decían- Millonarios es líder en Colombia, pero no hace mucho el Real lo goleó…”. Después del mazazo tempranero de Werley se olvidaron de analizar el juego y empezaron a especular sobre la semifinal brasilera Sao Paulo- Gremio que aseguraba la presencia del idioma portugués en la final de la Sudamericana.    
Convengamos en que no erra arrogancia: en la pantalla se veía un visitante atrincherado que no pasaba mayor susto porque el local se le iba encima con torpeza. La postal de la impotencia fue la patada al aire, sin acertar al balón, de Otálvaro en 16 con 50. “Se jodieron -pensé- Maradona tenía razón: en el fútbol la historia también juega”.    
Con la lesión de Román el panorama era todavía más apocalíptico. “Va a ser un pequeño Maracanazo -le comenté a mi compañero de pensión aquí en Rio de Janeiro- el Campín está lleno porque Millos los tenía ilusionados”. Los minutos se evaporaban y la tibia marea azul no lograba horadar el férreo acantilado erigido por Wanderley Luxemburgo. 
El naufragio era inminente: para la segunda parte Mayer se quedó en el camerino. Sin el mariscal en el campo la utopía se vestía de fútbol. Ya no era cosa de creer en el equipo, sino de aferrarse al milagro: los de Bogotá tenían que marcarle a los de Porto Alegre tres goles en 45 minutos. Para decirlo en clave albiazul: era más fácil que el ‘Chiqui’ y Pinto se dieran un abrazo reconciliatorio.  
Era un maldito déjà vu. Nuevamente el Gremio cobraba el gordo en nuestro país. Otra vez el fútbol brasilero nos preguntaba ¿sigues dudando quién es tu papá? Un dolor más para la colección del balompié capitalino. Un hachazo al pescuezo de las gallinas… hasta que Cosme, ese insípido delantero signado por la intermitencia, hizo un gol que no quería entrar ¿lo vieron? La bola sencillamente se resistía a batir el arco de Marcelo.
La esperanza, esa vieja enfermedad colombiana, se propagó por las graderías del estadio y de ahí se proyectó sin rumbo fijo. Una ráfaga de ella me abofeteó cerca a Copacabana. Pero el tanto seguía siendo un jarabe pediátrico que no remediaba la pulmonía de la eliminación. Además Ramírez pegaba como loco y en al menos una ocasión mereció ser detenido por la policía. En la televisión señalaban que merecía la expulsión y diagnosticaban que en 10 minutos nada extraordinario podía acontecer.
Sin embargo aconteció. Wason recordó su enemistad por el rival de patio cuando jugó en la tierra de los pentas, marcando el segundo. Cabezazo abajo. No celebró con el Chocó ni con los 40.000 hinchas que se despeñaban de las tribunas: su dedicatoria iba para los torcedores de Internacional, el acérrimo rival gremista en Rio Grande do Sul. En el fútbol todo se paga. 
Pero la dramática de la partida no terminaba. Cuando el oxigeno se agotaba el juez Carlos Vera cumplió su cita con el destino. “Yo fui quien pitó ese penal en Bogotá” les dirá -orgulloso- a sus nietos. Rayos y centellas (y el huracán Elano) saltaron sobre él. Pero su mano no tembló. Regla 14. 
No obstante, era otro el elegido de la noche. En los anales de la historia del fútbol todos aprendimos de un grande llamado Obdulio Varela. Él solito doblegó a un rival más fuerte en su propia casa y llevó para su pequeño pueblo una Copa del Mundo. Pues bien, en los relatos que dentro de cincuenta años circulen en el imaginario albiazul se hablará del delantero que no se amilanó. Del que agarró la bola para cobrar cuando todos miraban para otro lado.
Todos sueñan con patear ese penal. Estadio atiborrado. De locales. Minuto 92 y clasificación de por medio. Otra cosa es que se atrevan a hacerlo.
Wason Rentería lo hizo. Y Millos se clasificó porque olvidándose de los complejos apeló al más viejo -y al más eficaz- de los códigos del fútbol: el coraje.
(Visited 64 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Delantero frustrado que sólo resultó goleador jugando con los niños pequeños de la cuadra. Lector de sección de deportes de los periódicos y oyente de radio futbolera. Coleccionista de cuentos que tengan como protagonistas a la pelota y a quienes luchan por conquistarla. Llanero de cuna, pero feligrés del equipo rojo de Cali. Radicado en Brasil dónde vive una segunda luna de miel con el balompié: el matrimonio con el Flamengo (“O mais querido do Brasil”). Sociólogo por necesidad y Magister en antropología por vocación. Actualmente estudiando un doctorado en Rio de Janeiro; argumento que es pretexto para devorar fútbol por montones y estar en la fiesta de la Copa Mundo de Brasil 2014. Puedes seguirme en @quitiman

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si eres amante del fútbol, pero no puedes o no quieres permitirte(...)

2

No es un secreto que en el mundo del fútbol y sobre(...)

3

¡Ay qué miedo me da este inicio de administración! Después de ilusionarse(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. usted parece terrorista eh perdon periodista….. por q solo hace alusion a las ultimas palabras unicament??? me tire!!!!!! por q no va mas alla y dice: cuando senti el contacto me tire……se ve diferent cierto????? el penal no tiene unanimidad… para algunos fue para otros no….. es decir…. usted debe entender no??? supongo q es inteligent y debe entenderlo…. ahora… supongamos q no fue penal y q el arbitro estaba comprado…. uffff tambien debia ser vident… esperar hasta el ultimo minuto por q el sabia q justo en ese momento esto iba a pasar y piiiiitaba el penal!!!!!! barbaroooooooooo….. ahora resulta q millos paso gracias a la decada d los 80 jajajajaja…… por cierto nadie dice nada d la manera tan irritant como los brasieros quemaban tiempo….. oh pro dond hubiese sido millos noooooo es q por eso el futbol colombiano esta como esta…. nooooo es. eso solo pasa en colombia……aceptelo millos esta haciendo lo q su fracaso d equipo no puede hacer y eso le duele….. por cierto no soy hincha d millos

  2. Usted llama coraje a una clasificación dudosa ???? ummm me podrán salir con el versito de siempre con: “Los árbitros son humanos y se equivocan” pero muy extraño como se equivocaron con Gremio en Brasil y acá, extraño la manera de los árbitros en los dos partidos que siempre jugaron a favor del azul y los brasileños no ligaron una en esa llave. Un comentario al aire: Me salió un hincha azul y me decía: recuerde que para que haya penal no tiene que haber sangre jajajajajajjajaajajja de verdad son muy cínicos.

  3. De terror lo de esté tipo y su escrito. Lancé un puño al aire e insulté al comentarista que dijo “no fue penal”//// usted escuchó las declaraciones del mismo jugador que por intermedio de un micrófono a un continente sin ninguna pena dijo: yo me tiré???? ese mismo jugador hizo un penal claro en el primer tiempo cuando se tiró en plancha parando el balón con la mano, y el árbitro ahí cerca dijo que no??? el juez Carlos Vera cumplió su cita con el destino. “Yo fui quien pitó ese penal en Bogotá” les dirá -orgulloso- a sus nietos///// esto no es de ninguna regla 14 esto se llama comprar árbitros y se lo explico con algo elemental, no es penalty cuando un jugador simula la falta, (sentido común) como será de atracados que se sintieron los brasileños que buscaron al juez para pegarle. Usted creé que una persona como Carlos Vera se sentirá orgulloso por pitar lo que no es, por robarle 500mil dólares a los brasileños? porque eso vale una clasificación a esa instancia, por favor piense antes de hablar. Hablemos claro en Brasil dos penaltys claros no pitados, un autogol de Wason y lo anularon inventando un fuera de lugar …. vea las mismas cadenas de fox y espn y sus comentarios de la regla 14 que usted dice jajajjaja (siga haciendo el ridículo). Una cosas es que los comentaristas de Bogotá acérrimos hinchas azules digan que sí es penalty y los prepagos de la empresa paisa digan lo mismo pero desafortunadamente en otros países nos tienen del concepto de rateros, tramposos y uno como puede decir que no cuando es evidente, acá estamos acostumbrados a la mentira, el engaño, hace poco el azul quería devolver las estrellas compradas por Gacha y la misma hinchada dijo que no (no les importa ganar cochinamente). Un periodista Uruguayo dijo la verdad: América llegaba a las finales de Libertadores gracias a los narcos…… acá la doble moral de los equipos que ganaron títulos a punta de mafia salieron a insultar al tipo y teniendo toda la razón del caso……. perdemos la identidad cuando queremos pasar por encima del otro sin importar el Cómo? La mancha no se podrá borrar y la clasificación del azul es tenebrosa porque deja mucho que desear, será que volvimos a los oscuros años 80s?

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar