Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Lo dijo hasta el cansancio y en  todos los tonos, pero nadie le creyó…

A veces nos empeñamos en oír lo que queremos, sin detenernos a pensar sobre quien lo dice. En este caso estamos hablando de Diego Simeone, “El Cholo”, a quien  los colombianos recordamos desde la  lejana  y mítica tarde otoñal argentina de 1993, corriendo desaforado detrás de Valderrama, Rincón, Asprilla  y compañía. Ese día, pese a que Argentina perdía ante Colombia por cinco goles a cero, en el estadio Monumental de Buenos Aires, aunque en el campo de juego era evidente la neta superioridad de los cafeteros, “El Cholo” no paraba de  marcar, pegar y ordenar a sus compañeros. Así ha sentido el fútbol desde siempre.  “Mientras quede oxígeno en los pulmones”, no nos daremos por vencidos” decía el Cholo.

Ese talante, esa manera de vivir el juego y pelear la gloria, es su sello personal con el que ha encumbrado al Atlético de Madrid a las más altas posiciones del fútbol mundial.

Pero siempre lo advirtió. En todas las ruedas de prensa insistió en aquello que para él, era la base de ese crecimiento del Atlético. Y para muchos sonó a disculpa, a distractor, a paraguas para justificarse en los malos momentos. Pero él tenía razón. Desde diciembre de 2011,  momento en el que se anunció su fichaje como técnico del equipo español, el Cholo  se dedicó con la paciencia del  orfebre, a moldear al Atlético como un equipo de fútbol que explica sus resultados desde la pasión, el esfuerzo, el compromiso y el hambre de gloria.

Así el Atlético empezó a dar sus frutos y atrás quedaron las frustraciones de temporadas aciagas y decepcionantes. Con menos presupuesto que su rival de patio, el Real Madrid y, por supuesto, que el Barcelona, poco a poco se les fue acercando en rendimiento y resultados hasta que se consolidó como el gran adversario  que debe superar quienes quieran conquistar la Liga Española.

Pero el Cholo nunca se creyó ese cuento. Con tranquilidad y pies de plomo mantuvo un discurso que para muchos fue perdiendo credibilidad, en la medida en que los triunfos llegaban por montones. Ese cuentico de  “vamos paso a paso”, “no somos favoritos”, “intentamos competir con intensidad partido tras partido”, sonaba a retórica.

Tan aburridos estaban con este discurso sus rivales y los periodistas, que finalmente tuvo que evolucionar en su argumento y decir que en series cortas, es decir en enfrentamientos de ida y vuelta ante encopetados rivales, el Atlético estaba en condiciones de ganar, pero que era imposible seguirles el paso al Madrid y al Barcelona a lo largo de una larga temporada. Para él, su equipo no tenía cómo sostener la excelencia y el rendimiento por más de 20  partidos.

Avanzaban los torneos y aumentaban los triunfos. Pese a que entraban y salían jugadores todas las temporadas, el equipo competía siempre con intensidad, con entrega y sacrificio, aunque entregándole la iniciativa a los rivales, que al final caían víctimas de punzantes contragolpes y cargas aéreas de los siempre buenos cabeceadores que se enfundaron la camiseta “colchonera”: los Diegos, (Forlán, Costa, Godín),  Falcao, “El niño Torres”, encabezan la lista de los responsables de las gloriosas tardes de triunfos rojiblancos.

Pero después de ganar la Liga 2013-2014 y de ser subcampeón de la Champions en la misma temporada, no le quedó al Atlético otro camino que dejar atrás su “síndrome de Peter Pan”, madurar y entender que es un equipo grande.  Esta temporada aceptó el reto y el equipo creció perfilándose como candidato a todos los títulos en juego. Ante los flojos resultados iniciales del Madrid por la presencia de Benítez en el banco y su desconexión con los pesos pesados del vestuario, incluido James, el Atlético compitió de manera formidable con el poderoso Barca, amenazando la supremacía blaugrana.

Este pudo ser el principio del  fin. La chapa de equipo grande obligó a Simeone y los suyos a tener que encarar muchas veces los partidos desde la incómoda situación de favoritos. Así sucedió en la final de la Champions, pues no podía ser distinto. Había llegado allí después de dejar en el camino al Barcelona en cuartos de final y al Bayern de Guardiola en semifinales.

Y el Cholo lo sabía. Puedo asegurar que de ser Simeone jesuita y practicar en las noches antes de dormir “el examen general de conciencia”, habría concluido que salir al campo de juego en condición de favorito, era traicionar sus principios de juego.

Ante el Madrid en la final de la Champions, el Atlético en el primer  tiempo lució incómodo,  desconectado, inseguro e incapaz de asumir su rol de favorito. En cambio el Madrid, acostumbrado a ser protagonista en las grandes citas, independientemente de cual haya sido la manera de llegar a ella, entró al campo dispuesto a demostrar que no en vano es el equipo con más Champions ganadas y que de la mano de Zidane, técnico joven que aun vibra con las sensaciones de jugador en el vestuario,  en 20 minutos destrozó al Atlético y le recordó cómo se comporta un equipo grande. En ese lapso hubiera podido sentenciar el juego. Sacó ventaja de la experiencia de sus grandes jugadores y pese a que durante largos pasajes fue sometido por el empuje del rival, alargó el juego hasta el minuto 120, para finalmente levantar ‘La Orejona”, después de tiros desde el punto penal.

Al Atlético le pesó el rol de candidato al triunfo. No le alcanzó y Simeone lo sabía. Ese equipo ha estado  construido para ganar viniendo de atrás. Pero tal vez lo más grave es que el Cholo nunca más podrá volver a enfrentar una temporada con este grupo  argumentando que no es un grande ni candidato a ganar todo lo que juegue. Es posible que por esa razón, al finalizar el juego, dejó en el aire que no sabe si seguirá al frente del Atlético. Eso solo la sabe Simeone.

Por todo ello ¡Simeone tenía razón!, Lo dijo hasta el cansancio y en todos los tonos, pero nadie le creyó: Este Atlético es mejor cuando su objetivo está a 90 minutos.

Más allá de eso es futurología y Simeone no sabe de eso.

(Visited 4.538 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Consumo fútbol desde muy niño, gracias a mi familia, futbolera de tiempo completo, a la que le agradezco inmensamente el haberme inoculado el virus del fútbol. No ha sido letal; por el contrario, ha sido totalmente vital. Soy un convencido de que el fútbol explica como nada en la vida a la vida misma. El fútbol ha sido el hilo conductor de mi vida, más que la profesión que ejerzo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Fútbol, estadísticas y favoritos

    Las semifinales de la Liga de Campeones regalaron emociones a granel a quienes pudieron seguirlas. En estos juegos se enfrentaron(...)

  • Sin categoría

    Ser santafereño

      Mucho se ha escrito sobre lo que significa ser santafereño. Ilustres y anónimos hinchas cardenales han dedicado tiempo, tinta(...)

  • Sin categoría

    “Los otros”

    Desde que los servicios médicos del Barcelona anunciaron la fractura del radio del brazo de Leo Messi y su inesperada(...)

  • Sin categoría

    Pékerman: ¡Se queda!

    Hace poco más de un año, cuando el barcelonismo en pleno se comía las uñas esperando la respuesta de Neymar(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si eres amante del fútbol, pero no puedes o no quieres permitirte(...)

2

No es un secreto que en el mundo del fútbol y sobre(...)

3

¡Ay qué miedo me da este inicio de administración! Después de ilusionarse(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Creo que la metafora estuvo bien utilizada, no siempre cuando se escribe se parte de condiciones exactas y para eso se utilizan figuras las figuras literarias. Eso es literatura, eso es arte. O sino que el señor comentarista lea el otoño del patriarca y eso que donde se escribio, no hay estaciones, pero bueno, santos tiene la madre iglesia como decia mi abuelo. Felicitaciones Germán por la forma tan noble como te dedicas a ese dificil arte de juntar letras. Me gusto tu respuesta. Lo cortes no quita lo valiente. Y me imagino el frio que sintió Simeone en ese partido cuando ya iban 3-0 perdiendo, le entró el otoño con cara de invierno porque toda Argentina lloraba a mares en esa fria primavera

  2. Es cómico cuando los periodistas deportivos tratan de escribir como literatos. Que yo sepa, en Argetina es primavera en septiembre. Es otoño en esa misma época del año pero en el hemisferio norte.

  3. El cholo la perdio de miedo o demasiado respeto con un rival que estaba moribundo y enseguida Koke se lesiona y le regala al Madrid Como 4 minutos de descanso, no puede seguir jugando salga rapido y no deje al contrario descansar

  4. La verdad, como admirador del futbol magia, del futbol arte, esperaba más de los dos equipos, y me quede dormido-no me apena decirlo- en la mitad del partido. Un juego que primo más la táctica que la inteligencia, un juego que careció de posesión y efectividad, aburre. Pero es explicable, bastaba de una genialidad o de un error para echar al traste todo un proceso, todo un año de trabajo. Y también me decepcionó ver a un técnico del REAL dejando en el banco a James. Ojalá nuestro compatriota haya aprendido la lección y los billetes no le traicionen su humildad, porque futuro si tiene en el REAL asi sea mirando desde la linea y apretando los dientes y no dando papaya a los periodistas españoles que lo “crucifican” cada vez que abre la boca. Esperaba más porque nunca me contento con menos. BUena tu columna Germán mejor que ese partido aburrido donde estuvo presente la suerte y esa tambien juega, la que no estuvo con el Cholo porque pudo haber liquidado el juego en los 90.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar