Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
El encargado del local tuvo que pedirme que no hiciera ruido. No me contuve. No pude. Llené el café internet de la palabra gol. Lo canté con rabia. Ubiquémonos. Lugar: Niterói (estado de Rio de Janeiro). Hora: tarde del sábado pasado. Evento (para mí): escucha, por la radio, del partido de vuelta del ascenso. Para los demás usuarios del locutorio es una calurosa tarde brasilera. Por eso les pareció irritante que un extranjero interrumpiera su calma.
   
Intenté buscar señal de televisión. Imposible. Quise llamar a Pinto (el técnico) porque es el único colombiano que tiene todos los servicios de tele por cable del mundo. Escribí en el muro de Facebook de los colombianos residentes en la capital carioca y los residentes -hinchas del América- compartieron su misma preocupación: sólo podíamos palpitar el duelo con Alianza Petrolera por las ondas hertzianas (corrección, por los bits de la internet).
3:15 P.M. El partido no empieza por el diluvio que inunda Cali, media hora después inflamábamos la garganta gritando el primero y encendíamos la mecha de la esperanza. Pero la luz apenas iluminó la senda de las penas máximas. Antes, en el minuto 70, el árbitro Lamoroux nos negó la subida. Fue gol legítimo. El del regreso. La testa uruguaya de Lalinde nos decía: acrediten. Sí se puede. Pero no. La escarapela Fifa debía ser asegurada. Bien por él. Que la aproveche.  
Sigo repitiéndome en la soledad de mi cuarto -aquí en Brasil sólo les interesa lo que le pase a Flamengo- que en los códigos inveterados del fútbol ese tanto nunca debió ser anulado: al Real Madrid, Boca, Fluminense, Nacional, Millos… ese gol se le pita ¡De qué vale, entonces, ser grande! Que yo sepa, los diablos rojos hacen parte del grupo élite de Colombia ¿o será que me equivoco? ¿O quizás ya no lo es? Seguramente el juez de la contienda ya había tomado nota de la evaporación de esa plusvalía.
Oír el juego por RCN me remontó a mi infancia en el campo. Mis padres nos criaron alejados de la ciudad y el único contacto “con el exterior” era un pequeño radio de pilas. Así me hice fanático de Lucho Herrera y un ferviente seguidor de la “Pasión de un pueblo” que por esa época arrasaba. Supe de Falcioni, Rincón, Cabañas, Bataglia, Willington, de Ávila y del médico Ochoa por los relatos de Benjamín Cuello y Jairo Aristizábal Ossa.
Eran años dorados de la radio. Las narraciones creaban esas arenas de gladiadores escarlatas que hacían del gramado del San Fernandino una caldera para los blasones foráneos. Los visitantes pagaban caro su osadía de pisar la cancha del Pascual de la que marchaban siempre aporreados, cuando no humillados. Todo visto a través de los oídos. Qué tiempos aquellos.
Detrás del micrófono ‘Pepe’ Garzón, ‘Pacho’ Vélez y el ‘Chango’ Cárdenas le dieron enter a la máquina del tiempo. Me trasladé a los 80’s. Llegué a pensar que el escepticismo de la previa era exagerado. América parecía fortalecido por la lluvia de gente que abarrotó las graderías. Los únicos hinchas visitantes eran los del banco. Todo era escarlata, menos el marcador global.
Con la última jugada, que dilapidó el ‘Cholo’ Trujillo, la ilusión se espantó. El pitazo final confirmó la corazonada: los penaltis como paredón de fusilamiento del que siempre sobreviven los otros. No sé qué diablos estemos pagando. Siempre perdemos por esa vía. Es una profecía. Una superstición cierta. Una maldición. Un ritual brutal en el que nuestra escuadra tiene el color de camisa adecuado.
    
Y para colmo de males. No podía ser de otra manera. La señal de radio por la red se cayó. Murphy haciendo de las suyas. Maldije, insulté y el afable encargado me ayudó a reconectarme. Demasiado tarde: Arango disparaba el balazo fatal al corazón y el velorio iniciaba.
J-o-d-i-d-o-s. De vuelta al infierno. El anterior Papa no tenía razón: el limbo si existe y se escribe con B. El purgatorio de la Ley Clinton. Cúcuta afila el cuchillo.  
¿Quieren saber qué es lo peor? Que la esperanza no se esfuma ¿Ilusión de desahuciado? Puede ser. Yo la llamo de otra manera: pasión. En clave de hincha: aguante. Lo demás es comparsa.      
(Visited 80 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Delantero frustrado que sólo resultó goleador jugando con los niños pequeños de la cuadra. Lector de sección de deportes de los periódicos y oyente de radio futbolera. Coleccionista de cuentos que tengan como protagonistas a la pelota y a quienes luchan por conquistarla. Llanero de cuna, pero feligrés del equipo rojo de Cali. Radicado en Brasil dónde vive una segunda luna de miel con el balompié: el matrimonio con el Flamengo (“O mais querido do Brasil”). Sociólogo por necesidad y Magister en antropología por vocación. Actualmente estudiando un doctorado en Rio de Janeiro; argumento que es pretexto para devorar fútbol por montones y estar en la fiesta de la Copa Mundo de Brasil 2014. Puedes seguirme en @quitiman

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si eres amante del fútbol, pero no puedes o no quieres permitirte(...)

2

No es un secreto que en el mundo del fútbol y sobre(...)

3

¡Ay qué miedo me da este inicio de administración! Después de ilusionarse(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar