Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Las semifinales de la Liga de Campeones regalaron emociones a granel a quienes pudieron seguirlas. En estos juegos se enfrentaron cuatro equipos plagados de figuras de la élite mundial que se entregaron en feroces batallas llenas de jugadas hermosas, riqueza técnica, juego de conjunto, velocidad, pundonor y coraje.

Sobran los comentarios de los especialistas destacando estos encuentros y particularmente los de la semana que termina, como posiblemente los más emocionantes del año. En ambos casos, los equipos que gracias a su desempeño en los juegos de ida partieron como inmensos favoritos para pasar a la final, fueron derrotados y cedieron su participación al rival en la final que se jugará el próximo 1 de junio en Madrid.

La mayoría de analistas concuerdan en que los resultados fueron sorprendentes: muy pocos se arriesgaban a avalar con sus conceptos y criterios las remontadas que vivimos ya que las estadísticas mostraban que eran casi impensables.

Pero todos olvidamos que se estaba hablando de fútbol. De ese juego seductor de dos equipos de once jugadores que van tras un balón para convertir goles. Olvidamos que es un juego en el que el talento de los jugadores, y en este caso, vaya que sí lo había, es capaz de producir jugadas fantásticas, pases imposibles, exhibiciones de agilidad y potencia física que retan a las leyes de la física y son casi imposibles de explicar.

Olvidamos también que en el fútbol los mínimos errores cuentan, se pagan con goles y la preparación exhaustiva de la táctica de juego puede verse superada por una genialidad, por un mejor planteamiento del rival o simplemente porque los equipos se conforman por seres humanos y no por máquinas.  Todos estos elementos pueden destrozar las estadísticas, las tendencias y la razonabilidad del resultado esperado.

“Los partidos siempre hay que jugarlos hasta el final”, dicen los entendidos, que también sentencian que “los partidos duran hasta que terminan”. Recordemos algunos casos: gracias  a lo impensable del fútbol, goles de volea en el último minuto han valido un trofeo, (Zidane con el Madrid), cabezazos en el último minuto han llevado a la gloria a equipos a los que se les están yendo los triunfos por entre los dedos, (Godín con el Atlético de Madrid ante el Barcelona) y hemos sabido de jugadores que suplican a los rivales consideración, pue su gol más los puede eliminar de una competencia sin que el verdugo lo necesite (recordemos a la selección Colombia dirigida por Javier Álvarez en Londrina ante los brasileros que podía perder hasta por seis goles y cayó derrotada por nueve a cero).

Por eso los favoritos lo son en el papel, pero deben refrendarlo en la cancha. Y eso fue lo que ocurrió en estas semifinales. Los favoritos cayeron porque, en el caso del Barcelona, fueron incapaces de sostener su amplia ventaja frente al Liverpool y en la cancha fueron superados por ese vendaval de talento y enjundia, que los llevó a comportarse como un equipo inferior a la categoría de sus jugadores, cometiendo, incluso, errores de equipo de principiantes, tal como sucedió en el cuarto gol del Liverpool.

Por su parte, el Ajax, el mágico equipo de muchachitos irreverentes que batió sin contemplaciones a gigantes como el Bayern y el Real Madrid, fue incapaz de sostener en su casa la ventaja obtenida como visitante y el marcador parcial de dos goles arriba, con el que cerró el primer tiempo del juego definitivo. En el segundo tiempo Moura, regó por el campo su habilidad y talento y con tres goles sentenció la serie a favor del Tottenham en el último minuto del tiempo de reposición.

El fútbol se ha beneficiado de las estadísticas para optimizar y conocer muchas aristas de la preparación y rendimiento de jugadores y equipos como un todo. Pero está lejos de poder vaticinar y tratar al fútbol y los resultados de los juegos como una ciencia exacta. Al fin y al cabo, la pelota es redonda y caprichosa.

 

(Visited 166 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Consumo fútbol desde muy niño, gracias a mi familia, futbolera de tiempo completo, a la que le agradezco inmensamente el haberme inoculado el virus del fútbol. No ha sido letal; por el contrario, ha sido totalmente vital. Soy un convencido de que el fútbol explica como nada en la vida a la vida misma. El fútbol ha sido el hilo conductor de mi vida, más que la profesión que ejerzo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    Fútbol, estadísticas y favoritos

    Las semifinales de la Liga de Campeones regalaron emociones a granel a quienes pudieron seguirlas. En estos juegos se enfrentaron(...)

  • Sin categoría

    Ser santafereño

      Mucho se ha escrito sobre lo que significa ser santafereño. Ilustres y anónimos hinchas cardenales han dedicado tiempo, tinta(...)

  • Sin categoría

    “Los otros”

    Desde que los servicios médicos del Barcelona anunciaron la fractura del radio del brazo de Leo Messi y su inesperada(...)

  • Sin categoría

    Pékerman: ¡Se queda!

    Hace poco más de un año, cuando el barcelonismo en pleno se comía las uñas esperando la respuesta de Neymar(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

No es un secreto que en el mundo del fútbol y sobre(...)

2

Jáider Romero llegó a Junior en el 2007 con la difícil tarea(...)

3

Sí, «en el Cali, el equipo somos todos» dice una pancarta que(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar