Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Pastrana echó a Gregorio. El empate contra el Caldas en Bogotá a dos goles fue la última presentación de Santa Fe bajo el mando del uruguayo. El profesor acudió a la rueda de prensa con su rostro serio, tal vez desencajado, después de sufrir noventa y pico de minutos en la raya, constatando que el expreso no daba más. Que por mas enjundia, voluntad y coraje que exhiban los jugadores que salten al campo, sus argumentos futbolísticos no alcanzan para ganar partidos contra equipos medianamente ordenados que se metan atrás y cierren espacios para contrarrestar el juego en largo, única vía del expreso para llegar al arco rival.

No dejó terminar la intervención del primer periodista que tomó la palabra para explorar razones que explicaran ese resultado que posiblemente condena al Santa Fe a quedar por fuera de las finales. Tomó el micrófono y, con respeto, anuncio que ya no era el técnico cardenal, pues el presidente había decidido echarlo. Agradeció a los comunicadores por su haber adelantado su labor siempre con deferencia, se levantó de la silla y se marchó.

Esa era la noticia. Ya no importaba hurgar nuevamente buscando explicaciones a la ausencia de jugadores talentosos, a la indiscutible pérdida de solidez defensiva, siempre tan ponderada en los análisis del buen desempeño del equipo en el 2017, o a la pérdida de eficacia en el cabezazo ofensivo, que tanto goles y satisfacciones regaló a la fanaticada albirroja.

En las redes sociales algunos celebraron la salida de quien, en sus palabras, era el culpable del desastre cardenal. Esa posición se sustentaba en tres hechos: perder la final contra Millonarios en diciembre, dar el visto bueno para la salida de Omar Pérez, ídolo de las nuevas generaciones de hinchas santafereños e imponer su criterio en la no aceptación del regreso de Seijas al plantel, jugador venezolano, también venerado por los hinchas, que recuerdan sus años con el Santa Fe y valoran el amor eterno a la divisa cardenal, que el jugador hizo público cuando abandonó al equipo capitalino.

La verdad es que el equipo del 2018 es muy inferior en nómina a aquel que ilusionó a la fanaticada cardenal con una estrella más en diciembre. Las gestiones administrativas para conseguir refuerzos tendrían que calificarse como pobres y poco ágiles, pues el presidente de Club y máximo accionista, César Pastrana, no logró concretar ninguno de los seis posibles refuerzos que se anunciaron y se cayeron de manera inexplicable. Desde ese momento, todo el mundo entendió que Santa Fe tendría muchos problemas para sortear con éxito los retos del torneo doméstico y la copa Libertadores.

El tobogán de los resultados no se hizo esperar y el equipo hilvanó, jornada tras jornada resultados malos, mediocres y buenos, pero nunca pudo estabilizar el rendimiento ni una línea titular.

Las lesiones, el cansancio y las limitaciones del plantel convirtieron los partidos en verdaderas tragedias para quienes con estoicismo acompañaron al equipo. El técnico siempre dio la cara, respaldó y blindó al grupo, asumió la responsabilidad por los resultados deportivos del club y por las decisiones que tomó en la conformación de la plantilla y reconoció que esas decisiones enfriaron su relación con el presidente, de quien se distanció de manera evidente.

Con este pedazo de la historia de la salida del técnico cardenal, podríamos decir que, en el mal momento cardenal, la responsabilidad de Gregorio Pérez está en haber cerrado la puerta a Omar Pérez y Manuel Seijas y en no haber sido capaz de darle estabilidad al rendimiento del equipo.

Pero este otoño cardenal, este lento languidecer del potencial de equipo debe tener más elementos que lo explican. Empecemos por mencionar la constante salida de jugadores, avalada por la presidencia y originada en sus buenas presentaciones, que no se reemplazaron por jugadores de igual nivel. La lista es larga, pero mencionemos algunos: Camilo Vargas, Otálvaro, Mina, Meza, Dayron Mosquera, Daniel Torres, Luis Carlos Arias, Borja, Anchico, Jonatan Gómez. Los jugadores que llegaron a cubrir estas vacantes, con el visto bueno de la presidencia del club, no tuvieron el mismo nivel de rendimiento. Y ni hablemos de la lista de jugadores indisciplinados, ovejas negras de otros equipos, que, si bien rindieron en algunos pasajes de las temporadas en las que participaron, terminaron con un “chorro de babas”, dejando al club y a la afición, como se dice coloquialmente, “colgados de la brocha”. Luis Quiñones y Johan Arango, son ejemplos de esas riesgosas apuestas del presidente, para reforzar al equipo.

En la gestión deportiva del presidente Pastrana a la hora de buscar jugadores, tendríamos que recordar también a varios jugadores que pasaron sin pena ni gloria. ¿Qué tal esa camada que se trajo del Cortuluá? ¿O los ecuatorianos Méndez y Angulo? El panameño Cummings, Luis Páez, Salaberry, Falcón, para mencionar algunos. El rendimiento de éstos dejó mucho que desear y su paso por Santa Fe fue más bien pobre.

Dos veces vino Costas, consiguió triunfos importantes y dos veces se fue sin que la opinión conociera los reales motivos su partida. Lo mismo ocurrió con Pelusso, gestor del único triunfo suramericano que tiene el club. Las explicaciones del presidente y su participación en ellas fueron, en ambos casos, vagas e imprecisas, por decir lo menos.

Es cierto que el presidente del club tiene méritos indiscutibles en su gestión. Así se han reconocido en esta Platea, pero de un tiempo para acá podríamos decir que contempla sin mayores sobresaltos, la llegada del otoño cardenal.

En unas declaraciones que dio en febrero a la prensa, calificó a la hinchada cardenal de “clasiquera”, es decir, que solo va al estadio a los clásicos y a las finales, salvo los 14000 de siempre a los que declaró su afecto. Tal vez no tuvo en cuenta en ese momento, que el espectáculo ha sido cada vez más pobre y el equipo languidece.

Ayer salió a los medios a decir que había que tomar decisiones y salir de Gregorio Pérez. Su rostro estaba desencajado, tenso y se denotaba molesto. Anunció que el plantel profesional quedará bajo las órdenes de Agustín Julio, Gerardo Bedoya y sorprendentemente afirmó que él también estará en esa labor: “Estaré de la mano ahí”.

Se va Gregorio. Deja a su paso la imagen de un caballero, de un señor. Trabajó sin aspavientos con el grupo que las directivas le dieron. Sacó lo mejor que pudo de ellos, siempre en silencio, con prudencia y criterio. Tal vez se olvide que durante el segundo torneo de 2017 sorprendió a propios y extraños ganando juegos de local y visitante, liderando el torneo y clasificando a las finales con mucha anticipación. Tal vez el agradecimiento por esas satisfacciones que le brindó a la hinchada cardenal quede en el olvido, tapado por la pobre campaña de este semestre. Así es el fútbol, dirán muchos. Mandan los resultados y hay que buscarlos siempre. Pero, así como los triunfos son de todos, las derrotas también. Lo que sigue es una tarea titánica: impedir que Santa Fe inicie otra vez una travesía por el desierto de los malos resultados y las derrotas. Se necesita corregir el rumbo desde la cabeza. Reto grande para un equipo, que hoy se ve sin alma. ¡Vamos León ¡

(Visited 1.593 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Consumo fútbol desde muy niño, gracias a mi familia, futbolera de tiempo completo, a la que le agradezco inmensamente el haberme inoculado el virus del fútbol. No ha sido letal; por el contrario, ha sido totalmente vital. Soy un convencido de que el fútbol explica como nada en la vida a la vida misma. El fútbol ha sido el hilo conductor de mi vida, más que la profesión que ejerzo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Sin categoría

    El otoño cardenal

    Pastrana echó a Gregorio. El empate contra el Caldas en Bogotá a dos goles fue la última presentación de Santa(...)

  • Sin categoría

    Entonces qué: ¿campeones mundiales?

    Hace 24 años la selección Colombia encabezada por Valderrama, Asprilla, Rincón y “El Tren” Valencia, se preparaba para competir en(...)

  • Sin categoría

    ¿Qué pasa en Santa fe?

    Cuando Macnelly Torres anunció su decisión de quedarse en Atlético Nacional y no atender al interés del Santa fe por(...)

  • Sin categoría

    El ocaso del guerrero

    Terminó la función. Se fue silencioso, caminando despacio hacia el camerino, después de haber intentado empujar al Santa fe a(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Tremendo escándalo que se le armó a Aquivaldo Mosquera en México. Y(...)

2

Si nos vamos solo a lo futbolístico, no era un David vs(...)

3

La profe de primero elemental “A” Nancy Ayala allá en ‘Manresa’ me(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Muy buenos tus comentarios Germán y coincido contigo, ese matrimonio de presidente y DT venia siendo infiel desde el final de la temporada pasada, y como en todo matrimonio que se respete, cuando la comunicación falla, la calentura comienza a verse fuera de las sabanas. Y en efecto, comenzó este 2018 con un distanciamiento entre estos dos protagonistas tanto asi que cuando hubo necesidad de ponerse de acuerdo en las contrataciones y refuerzos (algo fundamental para estructurar y programar una buena campaña) cada uno fue por su lado. Y como en los matrimonios rotos, el que manda es el que “supuestamente” pone la “plata” y cuando la calentura ya se ha marchado, las decisiones ya no se toman con la cabeza en frio y vienen las consecuencias.
    Que lástima que toda esta buena gestión de los últimos siete años de todo el equipo de mis amores y de la que fui testigo haya terminado asi por falta de comunicación, afinidad y realidad entre los protagonistas, pero el fútbol como el matrimonio siempre tendrán sus “códigos” de alcoba (léase camerino) que no siempre salen a la luz pública hasta cuando las ganas se acaban. Bienvenido el cambio adentro y afuera de la cancha, mientras tanto yo seguiré fiel a mi equipo cardenal en las buenas y en las malas porque el futbol es como la vida…siempre da revanchas.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar