Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Reflexiones desde la Platea

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

No hay nada más detestable para un hincha que la descalificación de los logros de su equipo por parte de los seguidores rivales, esgrimiendo como argumento, “la suerte”. En más de una ocasión, en la calle, en los bares, las oficinas, colegios y universidades, los seguidores de equipos en contienda se han enfrascado en largas y apasionadas discusiones de fútbol, que terminan mal cuando alguien, ya sin argumentos, señala el fin de la reunión cuando disminuye los logros del rival gracias a la suerte.

Pero estos argumentos también han quedado en la historia para justificar un resultado, bueno o malo. Es común ver a técnicos, jugadores y presidentes de instituciones justificar un resultado con “la suerte”.

Podemos recordar la frase “suerte de campeones”, con la que se disimula un mal partido del equipo que a pesar de ello, logra sacar un buen resultado.

Como esa, se pueden citar muchísimas más: “Podrían haber jugado un día entero, pero la pelota no habría entrado nunca”. Y que tal “ese arco estaba rezado”.

También gracias a “la suerte” se elogia la efectividad de un delantero: “Este hombre mete goles hasta con la espalda”. O también, “tiene el arco pintado en la frente”.

Ahora bien, existen frases con las que bendecimos o maldecimos los palos por su incidencia al interponerse en la ruta del balón. Recordemos cómo en la final del Mundial de Argentina/78, a escasos segundos de terminar los noventa minutos del partido entre la selección anfitriona y Holanda, Rob Rensenbrink estrelló el balón contra el vertical y se perdió el segundo gol para su equipo, con el que hubieran sido campeones en lugar de Argentina. Algunos dijeron, “menos mal que el arco no tiene 30 centímetros más de largo”. La versión holandesa de la misma jugada pudo ser “¡maldito palo!”

El pasado 23 de noviembre, en el estadio Arena Condá, fortín de Chapecoense, este modesto club brasilero firmó su paso a la final de la Copa Sudamericana, dejando en el camino al poderoso San Lorenzo de Almagro. Este resultado estuvo a punto de frustrarse, cuando, según narró la prensa argentina, “en los minutos de descuento, el enésimo centro de los argentinos al área de su rival derivó en un remate a quemarropa del argentino Marcos Angeleri, que fue desviado milagrosamente por el arquero Danilo”.

Desde esta tribuna, lamentamos el triste accidente que segó la vida de tantos sueños.

(Visited 1.973 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Consumo fútbol desde muy niño, gracias a mi familia, futbolera de tiempo completo, a la que le agradezco inmensamente el haberme inoculado el virus del fútbol. No ha sido letal; por el contrario, ha sido totalmente vital. Soy un convencido de que el fútbol explica como nada en la vida a la vida misma. El fútbol ha sido el hilo conductor de mi vida, más que la profesión que ejerzo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Foto: Minuto90.com Si bien el talentoso y joven volante Kevin Salazar no(...)

2

Hoy Colombia entera se sacudió ante la noticia del paso de James(...)

3

Santa Fe inicia un nuevo torneo y con él, también llegan los temas(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. patriciaduran1129

    Son unos héroes del deporte y del gran fútbol… a sus hinchas, a sus familias, a todos los que soñamos con un gol y sentimos el vacio de su partida….una bella despedida a estos heroes campeón!!!!

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar