Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

carepa.jpg

CordobaGiovanny.jpgRecuerdo que en el medio campo de nuestro glorioso equipo había un señor recio, fuerte e imponente. Quien quería pasar por la zona medular del equipo se iba a su casa mínimo con un moretón, porque para el oriundo de Carepa, Antioquia, ese terreno era sagrado y nadie lo podía profanar.

La fatídica tarde del 24 de octubre de 2002, los truenos y los relámpagos hacían su fiesta en Pance. Los árboles caían por las calles y sus ramas se quebraban por doquier. El fluido eléctrico se vio interrumpido pues los cables habían sufrido fuertes daños por el colosal aguacero.

Y en medio del tedio y la angustia que genera una manifestación natural de este tipo, sólo quedaba el viejo radio de pilas que me acompañaba al estadio. Al prenderlo sintonicé la cadena básica de RCN, y la triste sorpresa con que me encontré sacó de inmediato lágrimas que el corazón de hincha no olvidarán.

Un rayo había caído en pleno entrenamiento del equipo profesional del Deportivo Cali. El Carepa yacía tendido en la mitad del terreno mientras todo era confusión. Giovanni Córdoba, la gran promesa del ataque azucarero también había caído como consecuencia del impacto del rayo.

Las versiones eran confusas desde el comienzo. Se decía que Carepa, el ídolo del Cali, aquel que le marcara a Grecia con la selección, había muerto. El domingo moriría también Córdoba, quien era caleño desde sus inicios y se encontraba dulce con el arco contrario en ese campeonato.

El equipo orientado en ese entonces por Quintabani venía de ser protagonista, acababa de golear 3-0 al Caldas en el Pascual y se disponía a enfrentar al Tuluá en el 12 de Octubre. Pero  los sueños de campeonar se vieron truncados con la lamentable la muerte de dos fichas claves en ese gran equipo que manejaba el colombo-argentino.

Ese golpe fue muy duro. La naturaleza atacó al Cali con toda su fuerza y en el centro de la cancha fulminó, literalmente, a nuestro guerrero más fuerte, al imbatible, al grande. A pesar de sus problemas de indisciplina y su puja por hacer un record en expulsiones, Carepa fue un grande que quedará guardado en el recuerdo del hincha verde.

Su partida al lado de la de Giovanni Córdoba, siguen causando pesar en nuestros corazones. Hoy tenemos parte de la sangre de Gio en nuestra nómina profesional, pues su hermano es atacante y forma parte del primer plantel. Que falta hacen, se les quiso y se les querrá. Hoy con tristeza pero en forma de homenaje quiero recordarlos, porque no hay peor ofensa que el olvido, y a ustedes no se les va a olvidar nunca.

Gracias Carepa, gracias Córdoba. Fueron y serán grandes.

(Visited 69 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Desde muy niño, veía las calles de Santiago de Cali repletas de transeúntes vistiendo los domingos una camiseta de un color verde muy llamativo y hermoso. Siempre me intrigaba saber el porqué de la alegría en los rostros de miles de personas que se acercaban al barrio San Fernando de la capital vallecaucana para ingresar al templo del fútbol que vio jugar al ‘Viejo Willie’, tapar a Zape o disfrutar de la dupla ‘Pibe-Redín’, entre otros. A los diez años pude ingresar por primera vez al estadio, nunca me olvidaré de aquella noche de diciembre en la que Víctor Bonilla se vistió de héroe, ídolo, redentor, y con la magia de un goleador innato hizo un ‘hat-trick’ en aquella memorable final frente al Once Caldas, que remató Castillito colgando a Henao y mandando los dirigidos en ese entonces por Javier Álvarez a Manizales con cuatro goles en la tula y sin moral, lo cual nos daría la séptima estrella de la mano del ‘Cheché’ Hernández. Desde esa noche comprendí que el Cali es más que una institución exitosa, más que un equipo de fútbol; el Cali es una pasión, un estilo de vida, la vida. Aún hoy no logro explicar lo que siento cada que veo al Superdepor saltar al gramado de cualquier estadio, el orgullo que me produce ondear una camiseta que tenga bordado el escudo del Verde y que en las calles todos la miren, y cuando lo hagan sientan envidia y quieran ser como nosotros.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si eres amante del fútbol, pero no puedes o no quieres permitirte(...)

2

No es un secreto que en el mundo del fútbol y sobre(...)

3

Las lesiones musculares siguen siendo un tema de gran preocupación para los(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar