Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La actuación de Colombia en el mundial de Brasil la llevaremos por siempre en nustros corazones. Cómo también el dolor de ser eliminados cuando estábamos para más. Pero lo mejor está por venir.

La escena era realmente conmovedora. Apenas ‘Maxi’ Rodríguez convirtió su penal, todas las personas que estaban a mi lado se abrazaban emocionadas, la pareja de la mesa que estaba paralela a la mía se dio un tierno un beso y los meseros revoleaban sus trapos entonando viejos himnos de guerra (“soy argentino, es un sentimiento, no puedo parar”) o el hit de moda (“Brasil, decime que se siente tener en tu casa a tu papá…”). Todo el bar explotaba de la emoción y de la euforia. Todos menos yo. Yo, que me vine a la Argentina enceguecido por tantas leyendas futbolísticas. Yo, que lloré al igual que Maradona en la final de Italia 90. Yo, que no tengo más bibliotecas para guardar tantos “Gráficos”. Por primera vez el destino de la Selección del país que me acogió y me dio una gran mujer, me era indiferente. Casi lloro, ante tanta locura: es que sentí, casi al borde de la angustia que ahí tendría que estar mi Selección: Colombia.

Ya casi pasó una semana de la eliminación de Colombia contra Brasil y el Mundial dejó de tener sentido para mí y sólo pienso en tachar los casi 1485 días que faltan para que llegue Rusia 2018. Si, yo también me emocione al ver por televisión al país recibiendo a nuestros héroes. Si, yo también me emocione con las palabras de Yepes, con el pequeño homenaje de James a Falcao, Amaranto y los demás ausentes y con el baile de José con mujeres hermosas. Sin embargo y a pesar de ser los quintos del Mundo, de batir el record de longevidad con Mondragón y de tener a un posible Botín de Oro del Mundial, siento la misma sensación que sentí en Italia 90: que estábamos para más y que nos robaron (o dejamos que nos robaran) la ilusión.

Ahora entiendo a los argentinos cuando quedan eliminados en cuartos por más que hayan ganado los cuatro partidos anteriores. Cuando uno llegó hasta acá de esta manera, reinvindicó su historia y se posicionó como potencia emergente en el mundo futbolístico duele salir cuando se viene lo mejor del baile. Y duele por las formas: el marco del público, el himno de Brasil cantado a ‘capella’, la moneda de Velasco Carballo que tenía la imagen de Xuxa en cara y la de Pelé en Sello y las quejas de los brasileños por la lesión de Neymar cuando ellos agarraron a patadas a los nuestros como han hecho con el “jogo bonito” que inmortalizaron en el 58, 62, 70 y 82. Pero duele sobre todo al ver la otra midad del vaso: Colombia sufrió el primer tiempo del partido, le volvió a tener miedo al gigante, se salvó de que le metieran tres en los primeros 45 minutos y sólo sacó su rebeldía y su jerarquía cuando las “papas quemaban”.

Es un avance que por primera vez archivemos las camisetas de Brasil y Argentina que siempre usábamos en los mundiales. Porque Colombia a los mundiales los disfrutaba poco cómo en Italia 90, los sufría cómo en el 94 o simplemente no los jugaba. Sin embargo, en Brasil 2014, Colombia jugó para ganarlo, dejando huella, rompiendo con el pasado para posicionarse en la élite. Reconforta saber que Yepes haya dicho que “este es el comienzo de una nueva era para el fútbol colombiano” y que nuestro objetivo ya no sea ir a un mundial, ni pasar la primera ronda. Emociona que Pekerman diga en plural “que debemos mantener esto y que Colombia debe seguir en la élite“. Cualquiera que leyera entre líneas estas palabras sospechará que quiere seguir. Sólo el tiempo dirá.

anto le costó a Colombia llegar hasta donde llegó que desde Luis Bedoya, Álvaro Gónzález (enemigo de la llegada de un extranjero a la Selección) y hasta Juan Manuel Santos quieren que Pekerman siga para mejorar lo logrado en este mundial, porque este equipo está lejos de tocar su techo. Emociona estar en la élite, en ser cabezas de serie, en ser quintos en un mundial y por eso no queremos perder ese lugar por nada del mundo. Es por eso que no disfrute el triunfo de Argentina y hasta se me pasó por la cabeza que perdiera. Ya no es mi segundo equipo. Es un rival a vencer que me está quitando lo mío. Es por eso que no me causa gracia que me digan siempre por la calle “que lindo mundial jugó Colombia”, mirándome desde su status de finalista y de “papá de Brasil”. En silencio les sonrió, los ignoro y no les celebro su clasificación a la final. Estoy en otra. Estoy orgulloso. Estoy de luto.
.

(Visited 69 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Soy Mauricio Hoyos Echeverri y a los 33 años siento que todavía no ha arrancado mi historia a pesar de que mis títulos de Periodista y Magister en Comunicación digan lo contrario. Con los pies en la Argentina llevo a Colombia en el corazón.En la vida tengo dos prioridades: servir a los demás de la misma manera que nos ama Dios y pensar siempre en una pelota de fútbol.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Miércoles 13 de diciembre, diez de la mañana en punto, en el(...)

2

En una linda noche bogotana, Millonarios derrotó a Santa fe por la(...)

3

Para los seguidores del fútbol no es un secreto que ciertos jugadores(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar