Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: A la bartola

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Dedicado a periodistas deportivos y políticos

El tema no es nuevo: desde los noventa existe, sólo que alcanza notoriedad al volverse titular de los medios de comunicación. Los hechos de violencia en el fútbol, que envuelven a hinchas, son una realidad que merece un tratamiento más ecuánime de la prensa y de los políticos. Eso no significa que las barras, como asociaciones de hecho y también como entidades jurídicas, estén exentas de responsabilidad.

Observando la producción colombiana de noticias sobre barras, esta se puede clasificar en dos categorías, para referirse a ellas: “violentas” y “festivas”, en las que el atractivo es la espectacularidad. Sin embargo, prevalece por goleada el interés mediático que presenta los episodios de violencia en el fútbol, como realizados por “desadaptados”, “irracionales” e, incluso, “terroristas”.

¿Qué tanto esa línea editorial consensuada de los medios ha influido en la “opinión pública” nacional? El interrogante surge al navegar por las redes sociales y al entablar conversaciones informales con personas cercanas: allí se constata el crudo dominio del llamado cuarto poder (la prensa), que dota de razones y expresiones a las audiencias que la toman como única fuente.

Fotografía de Alejandro Villanueva (Libro Mi segunda piel, UPN: 2014)
Fotografía de Alejandro Villanueva, estadio El Campín (Libro “Mi segunda piel”, UPN: 2014).

No se pretende aquí sobreestimar al periodismo, como tampoco subestimar a sus consumidores; generalizar es incurrir en el error que aquí denunciamos, que se resume en el desconocimiento de las investigaciones académicas (con sustento empírico), que controvierten las conclusiones superficiales que abundan en los medios de comunicación y parecen ser copiadas por el estamento político.

La política también ha estado dando bandazos, mostrándose receptiva y emprendiendo iniciativas como el “Plan decenal de seguridad, comodidad y convivencia en el fútbol, 2014- 2024”, motivado por experiencias de relativo éxito local, como el desaparecido programa “Goles en paz” en Bogotá; pero al mismo tiempo, produce discursos y toma medidas que privilegian la represión, sin atender los diagnósticos y las recomendaciones que el propio Plan contempla al ser una estrategia concertada por los actores del fútbol involucrados, incluidos los barristas.

¿De qué sirve que el Estado colombiano le apueste a una política basada en la argumentación y la concertación, si él mismo no la cumple ni la fomenta en sus instancias? Esa voluntad gubernamental, expresada en el rango que se le ha dado al tema (asumido por el Ministerio del Interior), habla no sólo del peso del fútbol en el mundo actual, sino del beneficio político que le ha brindado al actual gobierno nacional.

Razones que no empañan lo avanzado con el Plan; pero que exigen una mejor implementación, reflejada en su conocimiento y puesta en práctica por todos los actores del fútbol, lo que supone una fase urgente de socialización pública de sus principios y protocolos que -además de las fuerzas vivas que lo alientan- le de voz a los investigadores nacionales que vienen trabajado el tema desde hace una década.

Un incentivo más debe animar estas acciones: el “modelo colombiano” es visto con moderada expectativa, no sólo por académicos latinoamericanos, sino también por los propios actores del fútbol de la región (de México a la Argentina), que han hecho notar la novedad colombiana de incluir en el Plan a los hinchas.

La naturaleza de esta columna no permite profundizar más; no obstante es necesario decir que la producción de estudios sobre violencia en el fútbol, en América Latina, es vigorosa y la universidad colombiana ha contribuido con agudas miradas locales –en clave regional- como las de Alejandro Villanueva, Juan Fernando Rivera, John Jairo Londoño y Germán Gómez, por citar unas pocas. Un logro más, es el de contar en la Comisión Técnica de Seguridad en el Fútbol, con un estudioso del problema como Alirio Amaya, que ha sido una voz valiente y documentada en las discusiones de articulación del Plan y de toma de medidas, luego de cada fecha futbolera.

En este propósito, cada elemento cuenta; por ello se debe insistir en la exigencia de un ejercicio más responsable del periodismo (especialmente el deportivo) y de los dirigentes (políticos y de fútbol): dada la vocación social de sus oficios, deberían ilustrarse mejor antes de publicar, discursear y ordenar. Si desconfían de los académicos del país, deberían –como mínimo- leer un par de etnografías argentinas, o un par de tesis brasileras o algunos de los artículos científicos producidos por estudiosos mexicanos. Casi todos están disponibles en internet.

Para ayudar en este objetivo, aquí se resumen algunos hallazgos académicos, de colegas nacionales e internacionales, que invitan a huir del facilismo y del sentido común:

1. No existen “los violentos”: hay actores que en ciertos contextos tienen conductas violentas, no en todas sus relaciones sociales.
2. La violencia empleada es un recurso que busca prestigio, interlocución, visibilidad, poder.
3. Los barristas no tienen tres brazos, ni todos ellos son drogadictos, narcotraficantes, atracadores o pobres, como el estereotipo encasilla.
4. Existen “hinchas de la hinchada”, ya que la barra prodiga (compensa) lo que no pudieron instituciones sociales como la familia, iglesia, escuela, sistema laboral, etc., etc.
5. El método de la represión ya demostró su incapacidad: con excepciones, él ha sido el único usado, fomentando más violencia de la que contiene y previene.
6. Las mayores tragedias del fútbol británico se produjeron durante el gobierno de Margaret Thatcher (década de 1980), cuando la represión se instaló como método. Citar su eficacia es un contrasentido.
7. Encarcelar los barristas no soluciona nada: eso ya se hizo, sin éxito, en Argentina. La delincuencia no es la causa del deterioro social; es al revés.
8. Satanizar a los barristas colombianos, estigmatizándolos con el rótulo de “hooligans” o “barrasbravas”, como el periodismo inglés y argentino preconizaron, es tomar partido por la vía represiva; que excluye y niega la comprensión. El lenguaje condiciona. Pensar antes de hablar, escribir y actuar.
9. Los estudiosos del tema no son defensores de oficio de los barristas: el hecho de que propongan otras vías distintas a las represivas, señalando equivocaciones del Estado, los dirigentes, clubes, periodistas y policía, no significa que sean pro-barristas.
10. La genuina comprensión del fenómeno no excluye la judicialización, que privilegie la individualización de delitos y crímenes imputados a los barristas; asimilando lecciones aprendidas en países del vecindario, como es el caso brasilero –y su Estatuto del Torcedor- que contempla un marco legal, con fiscales y defensores especializados, que no es perfecto, pero camina por una senda más cercana a la justica social.

Por supuesto, bienvenido el debate argumentado; eso es lo que más necesitamos.

@quitiman

(Visited 5.206 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Delantero frustrado que sólo resultó goleador jugando con los niños pequeños de la cuadra. Lector de sección de deportes de los periódicos y oyente de radio futbolera. Coleccionista de cuentos que tengan como protagonistas a la pelota y a quienes luchan por conquistarla. Llanero de cuna, pero feligrés del equipo rojo de Cali. Radicado en Brasil dónde vive una segunda luna de miel con el balompié: el matrimonio con el Flamengo (“O mais querido do Brasil”). Sociólogo por necesidad y Magister en antropología por vocación. Actualmente estudiando un doctorado en Rio de Janeiro; argumento que es pretexto para devorar fútbol por montones y estar en la fiesta de la Copa Mundo de Brasil 2014. Puedes seguirme en @quitiman

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En el fútbol actual se está dando gran importancia a todos los(...)

2

Hoy Colombia entera se sacudió ante la noticia del paso de James(...)

3

En la entrega anterior se abordó el tema de los beneficios comprobados(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. jonnasbluerain

    Esto le respondí hace unos minutos, a un Columnista del Diario El Tiempo, que fue Ex-Secretario de Seguridad y Convivencia Ciudadana de la Alcaldía Mayor de Bogotá, Dr. Hugo Acero. Esta persona es la que mas guerra mediática a hecho a los barristas:

    Buen día, Dr. Hugo Acero.

    Esta columna, escrita por un Columnista independiente, en la Pagina Futbolred es una excelente opinión de lo que nosotros los hinchas de un equipo pregonamos, hacemos por nuestro club y la historia detrás de un constante deterioro social, a diferencia de los hinchas de una barra.

    Sé que esta columna o una copia de ella no llegaran a un medio masivo como el Diario El Tiempo (donde usted es columnista), pues, lo que vende rating es a lo que estamos acostumbrados como latinos morbosos y deseosos de sangre, evidenciar el mal ajeno. Aunque suene medieval, es una realidad inequívoca del camino tomado por los medios de comunicación masiva en Colombia, camino muchas veces prepagado por los grandes de la industria colombiana, como Ardila Lule dueño de Atlético Nacional, RCN Radio y Televisión y miembro indirecto de la Junta Directiva de la División Mayor del Fútbol Colombiano Dimayor (evidenciando actos de corrupción en el deporte más lucrativo del mundo), generando odio en el pueblo.

    Dentro de toda esta Utopía en la que vivimos gracias a los medios de comunicación, surgen preguntas ¿Para qué son los medios de comunicación en Colombia? ¿Dónde está el la moral, la ética, el juramento y el sueño profesional de un periodista o simplemente lo vendido por $2 dentro de un medio famoso, donde solo existe oportunidad para la rosca? ¿Sera qué esta para informar o volver más estúpida a la plebe, apasionada por el fútbol, por noticias de famosos o por cosas vanas, mientras el Gobierno Corrupto se enriquece y vende lo que nos pertenece como activo nacional (dejando a la niñez y a la juventud desamparada)?

    Hasta donde yo sé, los medios de comunicación no solo median entre la realidad social y la experiencia individual o colectiva, sino que al mismo tiempo son protagonistas de esta mediación a través de las distintas selecciones para enmarcar un hecho noticioso. En función de este rol, es que cabe exigir de ellos la satisfacción de unos mínimos de responsabilidad social relacionados con informar sobre la realidad de una manera asertiva, en términos de representar adecuadamente los matices que esta posee, hacer circular información que contribuya a la toma de decisiones de los ciudadanos (información real y no contenida de eses escritas, por el miedo a ser despedidos del canal de Tv), siendo veraces, pero, al mismo tiempo evitar transmitir la imagen de una irrealidad abrumadora, incontrolable y a su vez xenofóbica. Estos supuestos y expectativas respecto del rol social de los medios de comunicación son los que fundamentan el interés por investigar.

    Sé que lo que digo es muy fuerte, pero, ¿Quién no se enoja con muchas publicaciones que solo generan más violencia?, si nos damos cuenta al compartir en redes sociales o en medios de comunicación algo sobre esta problemática, los comentarios y los deseos de las personas ajenas al folclor del fútbol generan más violencia y odio en la sociedad.

    Finalizando ¿Esta es la tal paz de Santos? (reflejado en la perspectiva de este correo).

  2. Suficientemente claro, tal y como la columna, por su extensión, lo permite. A propósito del numeral 6, se cumplen 27 años de la tragedia de Hillsborough, con los seguidores del Liverpool. No fue accidental, ni culpa de los espectadores (las familias recibieron la noticia como una verdad para limpiar la memoria de sus seres quieridos), si no de la policia.

  3. donaleopo986098

    menudo problema el de las barras, pero mientras hayan equipos que los patrocinen estos señores seguiran haciendo de las suyas, en el tiempo del domingo 24 de abril de 2016 se enuncia que atletico nacional trabaja con la barra brava los del sur….pienso que ese es uno de los problemas, equipos de futbol acolitando las travesuras de sus seguidores…ahora sentarse a razonar con estos señores? cuando vemos que fueron a otros paises a pelear a cuchillo, a robar y causar estragos? entonces que les decimos? mijito eso esta mal no lo haga? como tuvieron los recursos para irse en bus hasta peru y argentina a ponerse de ruana lima y buenos aires? sera que toca preguntarle a los dirigentes de los equipos? el dialogo con esta gente mientras se sienta protegida por los equipos es perdido, a intervenir y castigar a los equipos que patrocinen y aqui la palabra si cabe a estos hampones y que la represión siga, hasta erradicar el problema de raiz porque ante los hechos hay que tener cero tolerancia hacia los violentos y sus bochornosos actos

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar