Cerrar Menú
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Nunca paró de llover. El Grenal era un demonio colorado que soñaba con tragarse a pedacitos a los visitantes. En campo, uno que ya fue campeón de América y del mundo… uno que no sale de los cinco más ricos de Latinoamérica, contra un rival que no ha podido librarse de su imagen en diminutivo: santafecito.

El regreso de los cinco centavitos para el peso
El regreso de los cinco centavitos para el peso

Pero Internacional de Porto Alegre no solo contaba con su gruesa billetera, su nómina de selección Sudamérica (argentinos, chileno, brasileros y DT uruguayo) y el peso de su historia, sino también con la plusvalía de la tradición, esa que nos negamos a reconocer; no obstante sea tan definitiva como quedó demostrado: tiro de esquina inexistente, con mano que debió marcarse a favor, que dio paso al gol de “inténtalo en la próxima”.

Sin contar las dos expulsiones que, en todo rigor, estuvieron ajustadas al reglamento, pero que difícilmente se la pitan (¡y por duplicado!) a un club brasilero o argentino, menos en una instancia como estas.

El fastidio es que aún con todo en contra y con dos hombres menos, Inter tampoco podía desnivelar la serie ante el equipo bogotano. Tuvo que llegar ese deyavú inacabable de córners, rematado por el obsequiado del árbitro, para que –encima de todo- el 2 x 0 fuese ultimado por autogol de Perlaza.

Tanta adversidad junta merecía penaltis y no ese castigo en la agonía del juego que premió de nuevo al más fuerte; más no al más corajudo. El partido fue intenso y -por varios momentos- dramático, con la dosificación justa de violencia que le hizo repetir a los periodistas de la TV el lugar común de este torneo: es un juego típico de Libertadores.

Pero el drama no es épica: esto sólo se logra con victorias, no con derrotas. Épico hubiese sido clasificar con nueve, de visitante, con lluvia, superando la marrulla gaucha y contra los erros del juez peruano.

Por fuera de la Copa. Otra vez. El consuelo: participación digna. Una placa más para la vitrina de “campeones morales” y “rivales dignos”. En esa Copa de los merecimientos no reconocidos, seguimos en la punta muy delante de Argentina y Brasil.

La de cierre: soy el primer defensor de Costas, pero ¿alguien me explica porqué sacó a Omar?

(Visited 90 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Delantero frustrado que sólo resultó goleador jugando con los niños pequeños de la cuadra. Lector de sección de deportes de los periódicos y oyente de radio futbolera. Coleccionista de cuentos que tengan como protagonistas a la pelota y a quienes luchan por conquistarla. Llanero de cuna, pero feligrés del equipo rojo de Cali. Radicado en Brasil dónde vive una segunda luna de miel con el balompié: el matrimonio con el Flamengo (“O mais querido do Brasil”). Sociólogo por necesidad y Magister en antropología por vocación. Actualmente estudiando un doctorado en Rio de Janeiro; argumento que es pretexto para devorar fútbol por montones y estar en la fiesta de la Copa Mundo de Brasil 2014. Puedes seguirme en @quitiman

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Miércoles 13 de diciembre, diez de la mañana en punto, en el(...)

2

En una linda noche bogotana, Millonarios derrotó a Santa fe por la(...)

3

Para los seguidores del fútbol no es un secreto que ciertos jugadores(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar